AHORRO DE ENERGÍA. Cubiertas

La normativa, establece las características necesarias para limitar la demanda energética necesaria, para alcanzar el bienestar térmico en el interior del edificio y prevenir la aparición de condensaciones.

Dichas características son, principalmente, la limitación del flujo de calor que atraviesa la cubierta (transmitancia térmica, U),la reducción de la radiación solar que se introduce en el edificio a través de los lucernarios y la reducción de la permeabilidad al aire de dichos lucernarios. Los valores de las características varían según la severidad del clima en invierno y verano.

Por ejemplo, para un mismo tipo de cubierta y aislante térmico (poliestireno extruido de conductividad 0,039 W/mK), el espesor de aislante necesario en Morella (60 mm) es mayor que el necesario en Valencia (40 mm), ya que Morella presenta inviernos más severos.

AISLAMIENTO TÉRMICO

Para el ahorro de energía, es fundamental que la cubierta ofrezca un buen aislamiento, lo que equivale a que su transmitancia térmica (U) no sea elevada. El componente que más eficacia presenta para disminuir el valor de la transmitancia de la cubierta es el aislante térmico, siendo determinante su conductividad y espesor. Así, cuanto menor sea la conductividad y mayor el espesor del aislante, menor será su transmitancia térmica y la de la cubierta.

La normativa obligatoria, Código Técnico de la Edificación (CTE), establece unos aislamientos mínimos en la envolvente del edificio: (muros, cubiertas, particiones, suelos y ventanas), en función de la zona climática en la que se encuentre el edificio. Mejorando los valores obligatorios se puede llegar a ahorrar entre un 25% y un 35% de las necesidades de calefacción y refrigeración. Para mejorar el aislante térmico, es determinante su conductividad y espesor. Así, cuanto menor sea la conductividad y mayor el espesor del aislante, mejor será su comportamiento térmico.

A modo de referencia, suponiendo un aislante de conductividad 0,035 W/mK, podemos ver el espesor mínimo obligatorio de aislante térmico, y el espesor recomendado para conseguir un mayor ahorro energético, , según zona climática:

  • espesor mínimo obligatorio: 4-8 cm
  • espesor recomendado: 6-12 cm

 

Además, el aislante deberá tener una resistencia a compresión adecuada para soportar las cargas que recibe y, si puede llegar a estar en contacto con el agua, deberá ser no hidrófilo, de tal forma que en caso de mojarse no se deteriore ni disminuyan sus propiedades aislantes.

Los tipos de aislantes térmicos más usuales son planchas de poliestireno expandido, poliestireno extruido, espuma de poliuretano, paneles de lana mineral, perlita expandida, etc.

CÁMARA DE AIRE

En condiciones de severidad climática alta en verano y baja en invierno, se recomienda la disposición de ventilación bajo la capa de protección de la cubierta, ya que posibilita la existencia de corrientes de aire que proporcionan una disminución en las temperaturas que se alcanzan en la propia cubierta y en el edificio durante el verano.

Cuando se disponga una cámara de aire, ésta debe situarse en el lado exterior del aislante térmico y ventilarse mediante un conjunto de aberturas que faciliten la ventilación cruzada.

¿Cómo ahorrar energía mediante la cubierta?

Consulta las actuaciones que puedes realizar en tu vivienda, agrupadas según el nivel de inversión económica, utilizando el color naranja para las intervenciones de coste cero, el azul a las que conllevan una pequeña inversión y el verde para las que requieren una inversión de mayor calado.