CONFORT ACÚSTICO. Fachadas

La normativa obligatoria (CTE) exige un aislamiento acústico diferente a las fachadas (incluidos los huecos), en función de la zona de ruido en la que se ubica el edificio y del tipo de recinto. La exigencia de aislamiento será mayor cuanto mayor sea el nivel de ruido exterior.

Por ejemplo, en una misma ciudad como Valencia, según la intensidad de tráfico podemos encontrar avenidas con alto nivel de ruido (> 75 dBA) donde las fachadas de dormitorios precisan de un alto aislamiento acústico (55 dBA como mínimo para la solución de la parte ciega), y otras calles con menor tránsito, con nivel de ruido inferior a 60 dBA, donde las fachadas pueden tener un aislamiento mucho menor (35 dBA).

No obstante, el aislamiento de un recinto depende fundamentalmente de la superficie de sus huecos y de la solución elegida para los mismos, influyendo en menor medida la solución de la fachada (parte ciega).

El aislamiento acústico máximo del conjunto de la fachada (ventana + parte ciega) que puede obtenerse, es aproximadamente 10 dB superior al aislamiento del elemento más débil (normalmente la ventana o la caja de persiana). Por ello, para mejorar el aislamiento acústico de las fachadas, el esfuerzo hay que centrarlo en mejorar el aislamiento acústico de la ventana, empleando ventanas de mejor calidad.

En recintos con grandes superficies de huecos, con porcentajes de huecos superiores al 60 ó 70%, que son relativamente frecuentes en estancias muy acristaladas, el aislamiento acústico del conjunto es prácticamente el aislamiento acústico de la ventana.