CONFORT ACÚSTICO. Instalación de ventilación

La normativa obligatoria establece una serie de condiciones para las conducciones y equipamiento de ventilación, encaminadas a prevenir la transmisión de ruidos y vibraciones al edificio.

El sistema de ventilación puede afectar al aislamiento al ruido exterior, (transmitido por las aberturas de admisión y las de extracción), al aislamiento al ruido producido en el edificio (vibraciones de las instalaciones transmitidas a través de ventiladores, conductos y rejillas), o al aislamiento al ruido producido en el interior de la vivienda (transmitido a través de las aberturas de paso).

Por lo tanto, es importante identificar y controlar las prestaciones acústicas de la instalación de ventilación:

  • Deberá evitarse que los recintos queden interconectados directamente a través de los conductos de ventilación, ya que son vías de transmisión del ruido; si los conductos de extracción discurren por el interior de la vivienda, irán revestidos con elementos constructivos para garantizar el aislamiento acústico.
  • Si un conducto de ventilación atraviesa el suelo, se garantiza que sus vibraciones no se transmitan a la estructura del edificio; si se adosa a un elemento de separación vertical, se reviste para no reducir el aislamiento acústico de éste.
  • Los suministradores de equipos y productos de ventilación proporcionan valores representativos de los ruidos y vibraciones, como el coeficiente de absorción acústica de los productos absorbentes utilizados para aislar los conductos.
  • Se puede mejorar el confort acústico en las estancias con aireadores de altas prestaciones acústicas; aberturas de paso de mayor aislamiento; ventiladores o equipos silenciosos; anclajes flexibles para fijar el ventilador a la estructura de edificio; conductos de ventilación independientes, aislados y tratados acústicamente; control del flujo máximo de aire.