SOSTENIBILIDAD. Edificio

DISEÑO

Existe una serie de medidas de diseño que mejoran el confort y la calidad interior de la vivienda, y que además ayudan a reducir la demanda de recursos:

  • La ventilación natural cruzada en la vivienda, mejora la calidad del aire interior y contribuye a refrigerar la vivienda en los meses cálidos.
  • Hay estancias de la vivienda en las que la iluminación natural es obligatoria: estar, comedor, cocina, dormitorios. Disponer de iluminación natural en recintos de la vivienda destinados a la circulación o higiene, como el acceso, pasillo, baño o aseo, en los cuales no es obligatorio, ayuda a reducir el consumo de energía eléctrica a la vez que mejora considerablemente el confort del usuario.
  • Disponer de espacio para guardar bicicletas en las zonas comunes del edificio, facilita la movilidad sostenible.
  • Disponer de tomas para la carga de vehículos eléctricos.

 

GESTIÓN DE RESIDUOS

La normativa obligatoria (CTE) establece medidas para facilitar el almacenamiento de residuos domésticos:

  • Deben disponerse en cada vivienda espacios para almacenar cada una de las cinco fracciones de los residuos domésticos: envases ligeros, materia orgánica, papel/cartón, vidrio y varios.
  • El edificio debe disponer de un almacén de contenedores en el caso de recogida de residuos "puerta a puerta" o espacio de reserva para su posible construcción en el caso de que cambie la recogida de residuos a este sistema.

 

MATERIALES SOSTENIBLES

Es recomendable el empleo de materiales de bajo impacto ambiental:

  • Materiales con etiqueta ecológica, preferentemente Tipo I (ecoetiquetas) o Tipo III (declaraciones ambientales), según establecen las normas ISO. Existen determinados productos en el mercado, como aislante, pinturas, etc., que indican que el producto que las lleva tiene bajo impacto medioambiental y es más respetuoso con el entorno, según criterios de ahorro de energía, ahorro de agua, ahorro de materias primas, ausencia de productos tóxicos, reciclado y reutilización de materiales, etc.
  • Pinturas y barnices de exterior, y aislantes térmicos con bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles (COV), ya que estos compuestos son perjudiciales para la salud.
  • Maderas con certificación forestal FSC o PEFC, que provengan de explotaciones sostenibles. La certificación de la madera permite tener información fiable de su procedencia y gestión.
  • Tableros de madera con bajo contenido en formaldehído. El formaldehído es un compuesto orgánico volátil (COV) altamente perjudicial para la salud humana y el medioambiente.
  • Materiales reciclados: áridos, hormigones, aislantes térmicos, etc., ayuda a reducir la explotación de materias primas naturales.

 

AHORRO DE AGUA

Reutilización

La instalación de una red de saneamiento separativa para la recogida de aguas pluviales y residuales hasta su unión con la red general, fomenta el ahorro de agua porque facilita su posible reutilización en un futuro.

La reutilización de las aguas pluviales y/o grises (aguas residuales procedentes de duchas, lavabos, fregaderos, etc., que no han entrado en contacto con los residuos del inodoro), tras un proceso de depuración, para el llenado de las cisternas de los inodoros, limpieza y riego de zonas ajardinadas, conlleva un importante ahorro de agua.

Jardinería eficiente

En el caso de espacios exteriores, es importante utilizar jardinería eficiente en agua con especies de bajo requerimiento hídrico, superficies permeables, técnicas de acolchado o cobertura (mulching) y sistemas de riego localizado que incluyan programación.

Especies vegetales a emplear:

  • Elegir plantas autóctonas, adaptadas al clima, que necesitan menos agua.
  • Buscar alternativas al césped para cubrir el terreno: plantas tapizantes o cobertoras, masas arbustivas, pavimentos permeables, etc.

 

Instalación de sistemas de riego eficientes:

  • Cualquier sistema de riego será más eficiente si es automatizado con programación de riegos, y con sensores de humedad del suelo, de lluvia y de radiación.
  • Sistemas eficientes: riego localizado: sólo humedece una parte del suelo. Riego por goteo y cintas de exudación.

 

Protección del suelo mediante mulching:

Técnicas de acolchado o cobertura (mulching), que retiene la humedad del suelo mediante la disposición de una capa de 5 a 10 cm de espesor que puede estar constituida por materiales inorgánicos, como gravas y áridos, o láminas plásticas (geotextiles o de goma pulverizada), por materiales orgánicos, como cortezas de árbol, astillas o virutas de madera, hojas, turba, mantillo, compost, o por la mezcla de ambos.